5 colectivos jóvenes que se la están jugando por Morelos (y todos tendríamos que apoyar)
12 / enero / 2018

Te presentamos a algunos de los jóvenes que están cambiando el panorama morelense, esperando que te inspiren a la acción.

¿Por qué se delega a los jóvenes la responsabilidad de cambiar las circunstancias? Tal vez sea porque ellos son una especie de intersección temporal. Pueden redescubrir el pasado con mirada crítica; pueden perfilar el presente con vistas a un futuro que responda mejor a las necesidades de todos. Hay una energía vital que atraviesa a la juventud con muchísima fuerza y corrompe los paradigmas que construyen nuestros contextos.

Por supuesto, sus iniciativas, proyectos, manifestaciones y exigencias están respondiendo a la necesidad de construir un camino propio; pero ese transitar no se hace solo. Lo comunitario importa. En Morelos hay muchos jóvenes que están trabajando en ese sentido, abriendo espacios para reunirse y resolver problemas que están siendo desatendidos, en general.

A los demás, no sólo nos toca estar de espectadores. Se trata de involucrarse; tal vez donando a la causa o difundiendo su importancia. Puedes voluntariar; ceder un poco de tu tiempo; hacer lo posible por enterarte de los problemas que se están resolviendo y contribuir a no hacerlos más grandes, o, incluso, compartir tus propios conocimientos para mejorar los proyectos que ya existen.

Los colectivos jóvenes en Morelos están concentrados en un abanico muy amplio de problemáticas. Desde la educación, la identidad indígena, los asuntos de género, hasta la seguridad alimentaria y –por supuesto– la reconstrucción (material y anímica) de comunidades afectadas por el sismo. Te presentamos a 8 que verdaderamente se la están jugando por este territorio y a los que todos deberíamos apoyar.

Yankuik Kuikamatilistli, Centro cultural en Xoxocotla

morelos-jovenes-colectivos-iniciativas-comunitarias

Este espacio en Puente de Ixtla es gestionado por jóvenes y está ensamblado para niños y adolescentes locales. Es un sitio muy especial con una visión horizontal y a través de diálogos y actividades culturales se proponen reflexionar sobre la identidad, especialmente la indígena. La zona de Xoxocotla aún resguarda mucho de sus raíces nahuas y es importante darles cabida en lo contemporáneo. Por otro lado, han estado muy involucrados en el proceso de reconstrucción en Morelos después del sismo. Desde el principio se decidieron a levantar los ánimos cuando trabajaron junto a la Brigada Color y Alegría, pintando murales con las comunidades de los sitios afectados.

Cirián en Coatlán del Río

morelos-jovenes-colectivos-iniciativas-comunitarias

A ellos les interesa abrir espacios educativos en donde sean necesarios, pero con un enfoque en lo comunitario. Especialmente se dedican a trabajar con el concepto de “ciencia participativa”, construyendo conocimiento a través del diálogo y el intercambio de saberes y experiencias.

Las Hijas de Coatlicue en Miacatlán

morelos-jovenes-colectivos-iniciativas-comunitarias

A estas chicas les interesan dos temas, especialmente: el cuidado de sí y la equidad de género. Ambos, de alguna manera, ligados al cuerpo como concepto central, la reflexión sobre el mismo y la manera en que cada uno lo está construyendo. Así se dedican a ensamblar redes de trabajo para que las mujeres de su comunidad se vuelvan autosuficientes. Impulsan la creación de huertos orgánicos y transforman la cosecha en productos artesanales.

Chicas de la UPN Ayala

morelos-jovenes-colectivos-iniciativas-comunitarias

Las alumnas de esta universidad de pedagogía se organizaron para generar un huerto-comedor. Frente a la necesidad de asegurar su propia seguridad alimentaria, decidieron ponerse en acción, cultivando y cocinando sus propios alimentos. Además conjugaron sus acciones con talleres de salud y sustentabilidad. El huerto es ecológico y aprovecha la composta. Su proyecto está reforzando los lazos comunitarios.

CreeSiendo

morelos-jovenes-colectivos-iniciativas-comunitarias

Estos chicos están preocupados por los jóvenes morelenses que tienen problemas legales, resultado conflictos violentos o actividades ilícitas. Decidieron apoyar sus procesos de “reintegración a la vida social”, ofreciéndoles herramientas emocionales que les ayudan en la transición. Junto al IMPAJOVEN trabajan para ensamblar una “Casa de medio camino”, un espacio intermedio entre las instituciones correccionales y la vida social.

*Imagen destacada: Punto Teocelo

Contenido Relacionado
Cargar Más