¿A qué suena Morelos? 6 sonidos indelebles de su cotidianidad
28 / febrero / 2018

El paisaje sonoro es parte de nuestra identidad. Así es como se escucha…

Hay sonidos de nuestro entorno que parecieran sólo acabar para volver a empezar, y que de tanto repetirse ya nos pasan desapercibidos.

Pero cuando desaparece un elemento cotidiano del paisaje sonoro, éste inmediatamente se hace presente en nuestra memoria, pues nuestro cerebro no tarda en notar aquello que falta. Por eso, este cúmulo de sonidos bien podrían ser vistos como parte de nuestra identidad: la parte sonora que nos constituye.

Estos son seis de esos característicos sonidos, mismos que, además, forman nuestra percepción de la realidad que habitamos:

Las comparsas

… que acompañan a los chinelos y tocan una música festiva que ostenta un rasgo peculiar en Morelos: su tiempo repetitivo. Esto no sólo la hace hipnótica, sino muy propia de nuestro paisaje sonoro, como lo es también la conjugación de varias de estas comparsas en las grandes festividades, donde muchas bandas musicales hacen una simbiosis alucinante de tradiciones que sólo se puede escuchar aquí.

El potente canto del jilguero

… acompaña nuestro día a día, pues mañanas y tardes son adornadas por las notas provenientes de este bello pájaro, haciéndose así parte indeleble de nuestra cotidianidad auditiva. Y es que, si bien este pajarito se encuentra en otros estados del país, es aquí donde hasta tiene su propio cerro, ubicado en Jojutla.

“Lleve pitaya, hay pitaya”

mexico-morelos-sonidos-tipicos-tradiciones-nostalgia

… un clásico en plazas y mercados. Y es que hay una pitaya que es propia de nuestro estado, por lo que es usual encontrar gente que se dedica específicamente a la venta de esta exótica fruta y que así la ofrece.

Y también en los mercados, el “¿Qué le damos güerita? Tenemos cecina, itacates…”

pues estos son dos platillos característicos de Morelos. El primero se ofrece en todo el estado —en mercados, pero también en restaurantes y hasta en carreteras—, mientras que el segundo es propio del mercado de comida de Tepoztlán, único en el que venden las famosas gorditas de forma triangular llamadas itacates.

La campana del tren en Cuautla y su bocina

… característicos por provenir de la única locomotora de vapor en funcionamiento —la famosa 279—, misma que comenzó su vida activa en 1924 y que actualmente es atractivo turístico y símbolo cultural de esta ciudad.

La hora de Radio Tepoztlán, 92.3

mexico-morelos-sonidos-tipicos-tradiciones-nostalgia

Es característica por ser siempre inexacta: “es la una con cuatro minutos”, o “son las ocho y doce”. Aquí puedes escuchar esta frecuencia para comprobarlo. Además tienen un contenido de gran calidad.

El clásico “El pan, hay pan”

mexico-morelos-sonidos-tipicos-tradiciones-nostalgia

que puede escucharse en todos los municipios y en casi cualquier rincón de Morelos, pues aquí los vendedores de pan van a pie y usan la canasta en la cabeza.  Esta era la costumbre original en todo México, hasta que se comenzó a popularizar la bicicleta con bocina para repartir este alimento. Sin embargo, en Morelos persiste la tradición, en los vendedores, de llevar la canasta como sombrero y de gritar para hacerse notar.

¡Gaaaas del abuelito!

mexico-morelos-sonidos-tipicos-tradiciones-nostalgia

Y en Tepoztlán muchos se acordarán del gas del abuelo, mismo que era anunciando por los vendedores que gritaban “gas del abuelo, gas del abuelito” a todo pulmón. Se trata de un sonido que lamentablemente ya no existe más que en la memoria de nuestros mayores y de quienes eran niños en aquel entonces.

*Imagen destacada: Radio Tepoztlán

Contenido Relacionado
Cargar Más